La tercera edad en el Antiguo Egipto: Amaku

La tercera edad, momento en que el cuerpo se encuentra fatigado y la vitalidad, los sentidos y las percepciones en decadencia para unos… periodo de plenitud, sabiduría, disfrute intenso cuando las preocupaciones triviales de la vida quedan atrás y los sentidos perciben realmente la importancia de cada segundo, de cada sensación, …
Ya en el Antiguo Egipto, las personas mayores tenían un valor mágico en la sociedad, llegar a la edad “adulta” en un momento en que la esperanza de vida no sobrepasaba los 54 años era considerado un regalo de los dioses.
Eran pocos los escogidos por la naturaleza para llegar a esa edad “adulta” ya que las duras condiciones de vida y de trabajo, la alimentación, las enfermedades diezmaban con frecuencia la población;  sin embargo también había entonces hombres y mujeres que llegaban a la tan ansiada y valorada tercera edad. Personas como Ptahhotep, escriba que ejercía como administrador y visir de Dyedkara-Isesi, faraón del Alto y Bajo Egipto durante la quinta dinastía (hacia el 2450 a. C.), que llego a los 110 años y que define la tercera edad con las siguientes palabras:
“¡Qué penoso es el fin de un viejo! Se va debilitando cada día; su vista disminuye, sus oídos se vuelven sordos; su fuerza declina, su corazón ya no descansa; su boca se vuelve silenciosa y no habla. Sus facultades intelectuales disminuyen y le resulta imposible acordarse hoy de lo que sucedió ayer. Todos los huesos están doloridos. Las ocupaciones a las que se abandonaba no hace mucho con placer, sólo las realiza con dificultad, y el sentido del gusto desaparece. La vejez es la peor de las desgracias que puede afligir a un hombre”.
Fragmento del Papiro Prisse donde se afirma “…Después que pasé años 110 de vida de la que me da el rey…”.

Para los Egipcios, las personas que llegaban a la edad dorada eran dignas de tener en cuenta ya que eran portadores de experiencia y sabiduría, el archivo histórico de la comunidad. Por ello muchos de los que llegaban a la tercera edad acababan ocupando cargos honorables cercanos al gobierno.

Por otra parte desde todos los estamentos de la sociedad se procuraba que las personas que llegaban a esta etapa de plenitud de vida vivieran en un estado de Amaku, consistente en tener asegurado el alimento y el bienestar durante todos los días de su vejez. Era muy habitual que las familias egipcias se reuniesen alrededor de las personas mayores para recibir sus sabios consejos y su experiencia de vida.

En el Antiguo Egipto los ancianos eran tratados con dignidad y sin ridiculizar la vejez.

Cientos de años después las personas que llegan a la tercera edad han dejado de jugar un papel importante en la sociedad, aparecen excluidos, sus opiniones no son tenidas en cuenta por considerarlas “pasadas de moda”, “carcas”…. y un conjunto de adjetivos peyorativos más…
Hagamos una civilización más avanzada cuidando de nuestros mayores, escuchando sus experiencias y consejos, respetando su integridad como cimiento básico de nuestra sociedad.

Pilar Amaku

Soy bloguera de El Amaku desde que nació. Creo que las personas mayores necesitan un altavoz para ser vistas y oídas, porque sí hay vida después de los 65 años, una vida alegre y dinámica.

También te podría gustar...

3 Respuestas

  1. un sinsentido de la vida no respetar la experiencia de los ancianos. Los jóvenes debieran aprender de ciencia acumulada en las mentes de quienes llegaron a la senectud.

    • Pilar Amaku dice:

      Totalmente de acuerdo Francisco, nuestros mayores están llenos de sabiduría y no la estamos aprovechando lo suficiente. Un abrazo, Pilar.

  1. […] La vida no termina a los 65 años, sino que nos quedan miles de cosas por hacer. Hablábamos de los Egipcios y de cómo tenían en cuenta a las personas que llegaban a la edad dorada, de forma que los veían […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies