La sabiduría de los mayores

Mucho he leído sobre la importancia de las relaciones intergeneracionales, es decir, que haya comunicación entre distintas generaciones, sobre todo las más adultas con las más jóvenes, así los más jóvenes pueden obtener conocimientos de las personas más mayores que tienen más experiencias vividas, porque como dijo Thomas Edison: “Una experiencia nunca es un fracaso, pues siempre viene a demostrar algo“.

“Una experiencia nunca es un fracaso, pues siempre viene a demostrar algo”

Thomas Edison

A raíz de esto, encontré un estudio realizado por Rachel Caspari y San-Hee Lee, ambas Doctoras en Antropología, por la Universidad de Michigan y California respectivamente, en el que analizaron 768 restos humanos entre los que había desde Autralopitecus hasta restos de principios del Paleolítico superior. En dicho estudio, analizaron las piezas dentales para determinar la edad de cada uno de los individuos y ver así la relación entre la longevidad y el avance social de cada grupo.

Basándose en otros estudios anteriores, establecieron el comienzo de la edad adulta a partir de los 11 años de edad, teniendo de media, el primer hijo a los 15 años. Y la edad avanzada comenzaría sobre los 22 años, llegando a lo que llamamos “tercera edad” sobre los 30 años, cuando una pareja común ya eran abuelos.

Del estudio se obtienen dos importantes conclusiones:

1.- Existe un aumento significativo de la longevidad en los distintos grupos, es decir, según avanzaban en el tiempo, había más adultos, llegaban mejor a la tercera edad y sobrevivían cada vez con mayor éxito.

2.- El aumento de las personas que llegan a la “tercera edad” es mayor en los restos del Paleolítico superior. Es en este grupo, donde se encuentra por primera vez más muertes de adultos mayores que adultos jóvenes, es decir, llegaban más a la tercera edad de los que morían en edades adultas.

Caspari y Lee recalcan la importancia de las relaciones intergeneracionales, que pueden ser críticas para el desarrollo y la supervivencia de los grupos. El aumento de la supervivencia de adultos mayores fortalece las relaciones y la transmisión de información mediante la ampliación del tiempo durante el cual la gente puede aprender de las personas mayores y por el aumento en el número de personas mayores, que promueve la adquisición y transmisión de conocimientos especializados como la que se refleja en el Paleolítico superior.

La supervivencia de adultos mayores fortalece la transmisión de conocimientos, de las personas más experimentadas a los más jóvenes, que tiene la fuerza y el espíritu pero no el conocimiento. Esto ha sido siempre así, y esta transmisión de sabiduría nos ha hecho evolucionar y mejorar la calidad de vida, si nos damos cuenta, aprendemos de nuestros padres y abuelos cuando somos niños, de los profesores, que también son mayores que nosotros… Toda la vida podemos seguir aprendiendo y es evidente que las personas que tienen más conocimientos adquiridos y más experiencias vividas son los más mayores, las personas que se encuentran en la tercera edad, por esto es importante facilitar y promover el diálogo entre generaciones.

Respecto a este tema, publicábamos hace unos días un cuento popular, que aunque está lleno de fantasía muestra la importancia de las relaciones intergeneracionales.

También te puede interesar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR