Un grupo peculiar en Fin de Año

Estas Navidades, como desde hace 3 años, nos hemos juntado un pequeño grupo de amigos para salir la noche de fin de año, nada fuera de lo común sino fuera porque en este grupo las edades van desde los 22 a los (aproximadamente) 63 años. Pertenecer a un grupo tan variado, tan peculiar, donde los componentes son tan diferentes y que a la vez se entienden tan bien, es algo que me encanta.

Brindis Fin de Año 2012

Brindis Fin de Año 2012. Imagen de FreeDigitalPhotos

El mayor del grupo es mi primo Carlos*, a sus 63 años es una de las personas más activas y con más ganas de vivir que he conocido nunca. Siempre que tiene ocasión viaja, a cualquier sitio, a donde sea, en cuanto te das la vuelta establece conversaciones con cualquier persona y con todos tiene tema de conversación: de música, de teatro, de nuevas tecnologías, política, economía… Cada día se descubre a sí mismo y a los demás, busca nuevas formas de ver la vida, es optimista y jovial, le gusta nadar, medita y se fija en los pequeños detalles, adora escaparse a las 3 de la mañana a ver las estrellas en noches despejadas y lee todo lo que se le pone por delante.

Creo que es una de las personificaciones de envejecimiento activo más activo, valga la redundancia, que existen, al menos, que yo conozco. Aunque si lee esto me echará la bronca, y me dirá que lo de envejecimiento suena a “viejo” y que él no es viejo. ¡Y la verdad es que no lo es! Como comentamos muchas veces entre nosotros: la edad se lleva por dentro, no por fuera.

Recuerdo el primer año que le animé a unirse a nosotros en fin de año. Yo lo conocía y sabía que cuajaría bien en el grupo, pero él tenía sus recelos, aunque finalmente aceptó. No obstante yo también temía la reacción del grupo, sobre todo cuando antes de conocerlo me preguntaron su edad, así que le quité 20 años de encima para evitar prejuicios, aunque supongo que hacerlo ya es en sí un prejuicio de cómo van a actuar los demás… No obstante, creo que no fue una mala decisión, a pesar de que se sorprendieron de que llevara de fiesta a un primo de 40 años, cuando lo conocieron a todos les cayó genial, tanto que como os contaba, repetimos y este es el tercer año consecutivo :)
Y es curioso, porque cuando supieron su edad, todos se mostraron mucho más interesados en él, supongo porque no es normal que superando los 60 años alguien conserve tales ganas de vivir y una charlatanería que te enganche, y eso hace que sea una persona sorprendente y que genere tanto interés.

La edad se lleva por dentro, no por fuera

En cada persona con la que habla Carlos, deja huella. Todo el mundo le recuerda, me preguntan por él, me dicen lo abierto y simpático que es. Y a mi nunca dejará de sorprenderme. Y me encanta ver cómo la solidaridad intergeneracional existe, es posible, es viable, es enriquecedora, cómo se transfieren conocimientos de diferentes vivencias de diferentes épocas y cómo encaja todo perfectamente.

¿Y tú, tienes en tu entorno algún ejemplo de envejecimiento activo?

* Carlos es un nombre ficticio y su edad exacta es un misterio.

Pilar Amaku

Soy bloguera de El Amaku desde que nació. Creo que las personas mayores necesitan un altavoz para ser vistas y oídas, porque sí hay vida después de los 65 años, una vida alegre y dinámica.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. […] hacer cosas. Como cuando nos juntamos un grupo de amigos de entre 22 y 63 años para festejar las noches de fin de año llenas de diversidad, lo cual es siempre muy enriquecedor para todas las partes: unos tienen la fuerza y el atrevimiento […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies